6 shares

A principios del año, hubo un gran revuelo causado por la cancelación de Fable: Legends, es prudente preguntarse por las situaciones que causan, a luz de hoy, el cierre de estudios y cancelación de títulos.

Hace algunos años, cuando los videojuegos eran una industria pequeña, lograr el éxito no era fácil. Principalmente porque era un terreno desconocido, donde debías intentar agarrarte de algo que pudiera ser bueno, barato y atractivo. Además, un pequeño error podría costarte todo el trabajo, en el breve periodo de los 80 a los 2000 muchas empresas fracasarían y algunas caerían en quiebra a pesar de tener un buen inicio.

En el 2015 muchos conceptos fueron cancelados, aunque recibieron más adelante en el año entregas similares. Por ejemplo, lo que sería Rainbow Six:Patriots, se convertiría en Rainbow Six: Siege, o el proyecto abandonado de Titan (Blizzard) se convertiría en Overwatch. Pero a esta fecha, los juegos se cancelan por razones muy diferentes a las de hace  25 años.

Cuando una industria se hace más compleja, el medio se complica también, empiezan a haber más grupos objetivos y muchas más cosas a tener en cuenta para el simple desarrollo de personajes. Las desarrolladoras de títulos AAA, por ejemplo, deben intentar mantener una línea de calidad. Los grupos independientes, deben buscar alcanzar un buen público y un interés suficiente en su título, ya que no cuentan con herramientas publicitarias grandes (Al menos en un inicio)

Y así, nacen razones que parecerían extrañas a hace algunos años. Las típicas preguntas de ¿Venderá? ¿Gustará? ¿Podríamos hacerle una secuela?, siguen persiguiendo a publicistas y desarolladores por igual. Pero, ahora también hay que pensar en qué modo gráfico tendrá, el tipo de acción que llevará, su duración, contenido extra, y también esperar que el público objetivo lo quiera, además de considerar cuánto tiempo puede tardar su desarrollo y su testeo. E incluso así, aunque las redes sociales se llenen de comentarios de apoyo, y el estudio tenga una racha de éxitos, hay situaciones externas que les afectan.

Te recomendamos
Life is Strange 2: La historia que todos estabamos esperando

A principio de año, una noticia muy grande movió a varios medios¿Qué pudo haber ocurrido entre Microsoft y Lionhead para cancelar el primer título que iba a permitir el cruce entre plataformas? Algunas hipótesis van desde intereses monetarios o roces personales, hasta pensar que el tiempo que necesitaba para desarrollarse había mermado las arcas del estudio y no habría manera de recuperar la inversión, e incluso una determinación de que no habría éxito en el mercado (Aunque resultaría poco probable). No es el primer caso, y seguramente no sea el último. En Unseen64, puedes acceder a una lista con la gran cantidad de juegos que nunca terminaron su proceso de elaboración

Existen tres grandes puntos que llevarían a la cancelación de un videojuego, todas estas aplican a distintas etapas de desarrollo, desde la concepción y anuncio del proyecto hasta el Alpha y Beta:

  • Desarrollo: Para algunas personas, la etapa de desarrollo puede ser una imagen de maravillas y diversión. En realidad, programar con detalle todo lo que ocurrirá en un videojuego requiere trabajo y esfuerzo, de meses o años. E incluso así, al salir a la luz, no estará perfecto. El tiempo del que disponen los equipos también altera el resultado y su posible publicación ¿Y si el universo es muy grande y no hay manera de cerrarlo? ¿Si la idea es publicada antes? ¿Si llega la fecha de entrega y no hay nada funcional? ¿Si se acaba el ánimo?
  • Fondos: Publicar, comprar licencias, comer y tener al menos una PC capaz de soportar todo el trabajo que sobrevendrá a la creación de un título afecta a todos los bolsillos. En primer lugar, a más tiempo de desarrollo, hay más dinero sin retorno inmediato, además, algunos integrantes de los equipos pueden cansarse e irse, dejando el proyecto a la mitad. Gracias a Kickstarter, los indies tienen más oportunidades que nunca para conseguir apoyo monetario, las grandes empresas, por su parte, a veces tienen que pensar en qué beneficio será mayor para la compañía.
  • Público y Objetivos: En cierta forma,  las opiniones cuentan mucho más que antes. Muchos no compraríamos un juego que no tiene buenas referencias, incluso si hace parte de una gran franquicia. Si no tiene impacto en el público, es mejor cancelarlo antes de que la herida sea más grande. Por el lado de los objetivos, los desarrolladores corren el riesgo de estancarse en lo que funciona y no en lo que enamora, de ahí han nacido títulos que parecen un poco más de lo mismo, y que a veces es mejor dejar de lado.
Te recomendamos
Marvel´s Spider-Man contara con New Game Plus

En algunos casos, los fans suelen no perdonar que los proyectos se anuncien y se cancelen. ¿Pero no es mejor quedarse con la idea de un buen proyecto que asesinarlo en el proceso de creación? ¿Crees que hay más razones que llevan a la cancelación de un juego en esta década? ¡Déjalas en los comentarios!


Julián Rodríguez

Principiante

Tengo 27 años y soy un apasionado del hardware y los videojuegos. Escribo en mis ratos libres y siempre estoy en constante aprendizaje. Escribiendo desde bogotá, Colombia.

Comments

comentarios

Nos tomamos en serio el tema de tus datos, y por eso te ofrecemos conocer nuestra política de privacidad para que estés al tanto de que usamos cookies (ñam ñam ñam). Si sigues navegando en iZen damos por hecho que has leído y aceptas nuestra política #Awesome

Escoge el formato
Publicación
Texto formateado con embebidos y visuales