El Logitech G900 Chaos Spectrum es el mouse que todo gamer quiere tener. Descubre en nuestra reseña el por qué.
in

Reseña – Logitech G900 Chaos Spectrum

¿Qué es lo primero que te llega a la mente cuando te dicen Logitech? En lo personal recuerdo productos como el G5 o G19. Periféricos que destacaron en su época por la calidad de construcción y el aspecto Premium que daban la sensación de tener algo único, que solo pocos mortales podrían aspirar a tener en aquella época.

Al día de hoy Logitech nos presenta un nuevo mouse gama Premium que destaca por su diseño pulido y su mecánica interior finamente cuidada, el cual nos demuestra que sí se fabrican todavía mouses bien cuidado en todo sentido y de larga duración (en cuanto a vida útil), eso si nada barato pero que vale la pena su precio. Así comenzamos nuestra reseña del Logitech G900 Chaos Spectrum.

Echando una mirada al interior

De entrada, el Logitech G900 Chaos Spectrum viene en una caja sobria y sencilla, pero muy atractiva en su estilo minimalista, resaltando la referencia del periférico y una imagen que deja ver claramente el producto que contiene, destacando bajo una leyenda en letra pequeña su estatus de “mouse para juegos profesional con/sin cable”.

En el reverso nos encontramos con las características o “Gaming features” del mouse, como el tiempo de respuesta de 1 milisegundo (ms), el sensor óptico de alta precisión y la cantidad de uso de tiempo que ofrece de forma ininterrumpida de forma inalámbrica, y el diseño ambidiestro del mouse, ideal para aquellos que son zurdos o diestros, incluyendo una breve descripción del Logitec Gaming Software para personalizar las macros del mouse y la iluminación.

Luego de quitar esta cubierta inicial nos encontramos con una tapa rígida que tiene el logo de Logitech y unos bordes que separan la tapa, todo en su tono azul característico. Bajo esta cubierta se encuentra primeramente el cable de conexión micro USB en forma de tridente, el cual permitirá conectar el mouse al computador para darle uso de forma alámbrica y recargar la batería interna, pero de esto ya hablaremos más adelante.

También incluye una pequeña caja plástica, en la cual se encuentra el adaptador inalámbrico unido al pequeño extensor de rango en el centro, y en los costados los botones plásticos para personalizar las teclas laterales del G900 a gusto.

al retirar los accesorios se encuentra la tapa que protege al mouse, con un diseño poligonal y luego lo que todos están esperando ver: el Chaos Spectrum en todo su esplendor. Lo primero que observamos es su parte inferior, que trae lo logo de la marca y la referencia del producto, seguida de los seriales y normas internacionales que incluye. Un poco más abajo se aprecia el ojo del sensor óptico entre dos pequeñas almohadillas que ayudan a darle fricción al periférico. Luego están dos botones más: el botón de encendido/apagado y el de cambio de perfiles del mouse.

Retirando el producto de su empaque empezamos a detallar sus curvas finamente cuidadas para ofrecer comodidad, tanto para zurdos como para diestros, como comentábamos anteriormente su característica. Mirando detalladamente la parte superior del G900 se observa primeramente el logo de Logitech G en un tono transparente, y más arriba de él 3 líneas y 3 botones.

Las 3 líneas son LED que indicarán en qué nivel de sensibilidad está configurado el mouse (más adelante explicaremos el funcionamiento); dos botones que son los encargados de modificar dichos niveles de sensibilidad y un botón más que es el que permite usar el scroll del mouse de forma infinita o controlada, eso ya dependerá de la situación. El acabado que se encuentra en medio de los botones es de plástico liso brillante, mientras que la superficie del mouse en general lisa mate.

Al encender el mouse por primera vez nos damos que todos los LED que posee -en el logo de Logitech G y los indicadores de sensibilidad- son RGB, cambiando entre toda la gama de colores posibles. Esto denota el interés de los ingenieros de Logitech en ofrecer un producto de gran calidad, satisfaciendo la actual demanda por productos “Chroma” que es la tendencia del mercado Gamer en este momento.

Conociendo el periférico

Para poder sacar el máximo provecho del G900 Chaos Spectrum, es necesario –y muy recomendado- instalar el software Logitech Gaming. Con esto nos aseguramos de revisar los niveles de carga del mouse, los perfiles activos, configurar las diferentes sensibilidades que se pueden almacenar en la memoria interna del periférico, la personalización de los LED RGB, entre muchas otras funciones.

Luego de haber resuelto todo estos temas a nuestro gusto, pasamos a probar prácticamente el mouse en tareas básicas y cotidianas, así como en algunos de los últimos videojuegos que requieren de un mouse tan preciso como este. Para estas pruebas usamos videojuegos FPS (First Person Shooters, por sus siglas en inglés) ya que con esta clase de títulos es donde realmente se requiere más este tipo de mouse.

Uno de los juegos que mejor aprovecha este mouse es Overwatch. Al ser un FPS, este juego necesita mucha precisión y movimiento para poder acertar, y el tiempo de respuesta de 1 ms junto a los máximo 12000 DPI hacen bastante diferencia. Para nuestro caso apenas se usó la mitad de DPI (6000) y jugamos con el muse de forma inalámbrica: el resultado: movimiento completamente fluido sin sufrir por algún tipo de desconexión o interferencia en la señal del mouse. Sin duda nos enamoramos del periférico.

En el uso cotidiano es perfecto para cualquier labor y para cualquier persona, con esto nos referimos a que seas diestro o zurdo, podrás trabajar cómodamente en programas de edición, por ejemplo, donde se requiere gran maestría con el mouse. En otro tipo de labores pasará desapercibido para una persona del común, así que la diferencia solo la notarán quienes realmente dependen de este periférico para sus labores. Trazos en Adobe Illustrator, por ejemplo, son muy naturales cuando se hacen con el G900, algo que para los diseñadores gráficos es sumamente valorado por la naturaleza de su oficio.

La duración de la batería interna es otro aspecto fundamental para los amantes de los ratones inalámbricos. El ciclo de duración de la batería es de 27 horas de uso continuo si se tienen los LED funcionando todo el tiempo, y hasta 32 horas con los LED desactivados. Para cargarlo, solo basta con conectar el cable micro USB y este empezará recargarse automáticamente, y el tiempo aproximado para cargar de 0% a 100% es de apenas una hora.

Conclusiones

Logitech como nos mostró en uno de sus vídeos sobre el G900, se tomó muy en serio la parte de ingeniería para crear un producto único, por encima de toda su competencia, y que estuviese al alcance de todos. Este se puede catalogar como un mouse perfecto en toda su construcción y funcionalidad, solo le faltó a nuestro juicio un slot dentro del mouse para cargar el adaptador inalámbrico, lo cual habría sido muy práctico para no olvidarlo en cualquier lado. Para cualquier videojugador que requiera gran precisión en sus juegos favoritos, esta una gran opción a considerar si están pensando en cambiar a algo mas premium y de mayor rendimiento. Es de los pocos productos que podemos decir que han cuidado en detalle su diseño y funciones, es “caóticamente bueno”.

El Logitech G900 Chaos Spectrum lo pueden conseguir en Smart Gamer y demás distribuidores autorizados de Logitech a nivel nacional.

Comentarios

Deja tu comentario

Loading…

Comments

comentarios

Análisis – The Division: Underground

Pokken Tournament: ¿Quién es este Pokémon?