¿Está tomando mucho tiempo? Cierra la ventana
"Ya no hay noticias, solo propaganda" (Mirror's Edge)

Reseña – Steam Controller

Avatar joseleoso | 18 Junio, 2016 14 Views 0 Likes 0 Ratings

En la era actual del entretenimiento es posible encontrarnos con todo tipo de mandos para computador, desde adaptaciones económicas de pasadas generaciones, hasta la posibilidad de que los mandos de las nuevas consolas sean compatibles con unos y otros de una manera más sencilla. El Steam Controller ha incursionado en el mundo gamer hace ya un poco más de seis meses, causando todo tipo de reacciones, desde las más positivas, hasta aquellas que generaron algo de repudio y confusión con respecto a lo que engloba al mismo, pero faltaba nuestra opinión y aquí mismo te la vamos a dejar.

¿Qué sorpresas vienen en el empaque?

Empecemos por el principio, la caja. Ésta es de un color azul mate, con una especie de envoltorio de cartón un poco más brillante, el estilo es bastante elegante, y nos permite hacernos un poco a la idea de lo que vamos a encontrarnos. El interior de la caja tiene el mando, un adaptador USB para conectarnos de forma inalámbrica, dos pilas AA que, según la página, aguantan hasta 40 horas de juego, lo cual puede ampliarse o no depende de las configuraciones y el uso que le des.

Si quieres ampliar el rango de alcance viene un extensor, aunque en cuartos o salas pequeñas no cobra protagonismo, ni llega a sentirse una diferencia con respecto a conectar directamente el adaptador al PC. Si no deseas jugar de manera inalámbrica, también incluye un cable MiniUSB a USB, el mismo que tienen los smartphones, de 1.60 m de longitud para que no estés pegado a la pantalla y agradable si eres de esos que tiene movimientos bruscos del control y no quieres que se te desconecte.

¿Cómo viene el control en sí?

Se siente cómodo al primer momento, no se diferencia mucho de los demás controles cuando hablamos de los botones, con la diferencia que los gatillos son de doble pulsación, o en otras palabras, tienen como una especie de “frenillo” donde si lo pulsas suavemente te cumple una función específica y si le pones un poco más de fuerza, podrás acceder a una segunda función.

Un problema que vi con éstos mismos es que los bumpers son incómodos, y se asemejan bastante a los de X360, y gracias a que el mando tiene dos botones en el revés del control, los de arriba llegan a sentirse innecesarios en juegos simples. La superficie más que nada tiene un toque bonito y estético, y si eres de esos que suda mucho en las manos te complacerá saber que éste mando por su misma forma evita que el control se te resbale y se caiga.

¿Qué tan difícil es configurarlo?

Conectarlo a tu PC es en cierto modo un gran ahorro de tiempo, ya que apenas lo tengas enlazado por medio de cable o inalámbrico, el sistema te lo reconoce de inmediato y si tienes abierto Steam, éste se configura de manera automática. Lo mejor para manejar el control es que tengas activado el modo “Big Picture” que se hace presionando el ícono que queda en la parte superior derecha, o presionando el botón central del mando.

Big Picture es como una versión Steam de los menú de las consolas, donde puedes ir a la tienda, revisar tus títulos, entrar a internet y chatear con los amigos que tengas agregados. Un detalle con ésta plataforma que se siente un poco a deber, es que sería bueno tener plataformas externas (como Netflix o Youtube) directamente enlazadas en dicho modo, no es como si fuesen necesarias, pero resulta en cierto modo incómodo ir hasta el navegador y buscar las páginas en vez de tenerlas más a la mano. Algo bueno para contrarrestarlo es que el modo se actualiza constantemente, por lo que a futuro puede que tenga todo esto y sea más integral.

Una ventaja bastante potencial es el hecho de que puedes jugar títulos tanto existentes en Steam como programas externos, eso sí, cuando éstos no tienen una configuración generada por defecto, tienes dos formas de solucionar el inconveniente, buscar en la comunidad una adecuada para el título, o hacer la tuya propia.

La primera opción es buena ya que a pesar de las posibilidades de encontrar bastantes maneras, hay unas que están recomendadas por los mismos usuarios de Steam; lo malo de esto es que cuando el título es nuevo o no mucha gente lo ha jugado, limita mucho el encontrar buenas elecciones y terminas usando la segunda opción. Crear tu propia configuración es un proceso algo lento, porque tienes que revisar bien que todo quede adecuado a lo que vas a usar y con el abanico de escenarios que genera cada pad y botón, termina siendo algo cansón.

Un experimento desafiante

Empezamos a probar el control olvidándonos por completo de las superficies hápticas, es decir, los dos pads circulares que están a cada lado, y le dimos ruedo a Blazblue: Calamity Trigger. La experiencia fue bastante sencilla, el joystick tiene una goma que evita que se te resbale el dedo, y para los juegos de pelea es algo que te beneficia, si juegas títulos que no dependan más allá del joystick principal y los botones, puedes quedarte probándolo durante un gran rato sin sentir ninguna molestia.

Luego empezamos a probar los pads con The Culling, un juego que necesita el segundo joystick, y en cierto modo empezaron a distanciarse la experiencia. Primero que nada, éste juego no tiene una configuración generada para el mando, por lo que después de tener todo configurado pudimos notar que el pad vibra de cierta manera para que sepas qué movimiento es el adecuado, lo cual no resulta nada mal, pero te exige que tus dedos sean más precisos y que un movimiento brusco te puede mandar la mira bastante lejos y en una pelea, como la de éste juego, se vea algo desfavorable hasta que te acostumbres.

¿Reemplaza a Teclado y Mouse?

Para finalizar hicimos la prueba en dos juegos que requieren mouse, uno es TASTEE: Lethal Tactics, donde los movimientos son simples y el movimiento del mouse aunque es necesario puedes hacerlo de una forma simple y cómoda, y tomarte tu tiempo, ya que el juego te provee una acción por turnos. El puntero es bastante responsivo y puedes cuadrarlo de tal manera que no resulte un problema hacer las cosas, pero la cosa se complica luego de unas horas, ya que se cansa tu pulgar derecho por lo amplio del pad y el movimiento termine siendo bastante molesto por lo doblado que tienes el dedo en ciertos momentos y se vuelve incómodo.

El último juego que probé fue un MOBA, que como todos sabemos, en su gran mayoría el mouse es una herramienta indispensable; en éste caso fue Heroes of the Storm y definitivamente usar el pad como mouse llega a ser errático y en algunos casos desesperante, por lo que si no tienes tanta paciencia para enfrentar esa “curva de aprendizaje” llegas al punto de dejar totalmente el control y volver a tu mouse, lo cual deja a la misión del Steam Controller como algo incompleta.

Conclusiones

El control es bueno, a decir verdad suple muchas necesidades básicas que tienen en el mouse, y complementado con Big Picture resulta ser una experiencia rica y muy disfrutable, pero ésta misma no es completa, tiende a tomarte un tiempo algo largo para que lo puedas dominar por completo. Luego de tantas veces que se experimentó con un mando que supliera las necesidades teclado / mouse hasta ésta versión final, no es un reemplazo definitivo de ésta combinación y para títulos que requieren muchísimo el uso del ratón es incómodo.

Si eres de aquellos que está “casado” con un Dualshock 4 o un Xbox One Controller, no te recomendamos que te cambies de inmediato, porque puedes terminar decepcionado. Si por el contrario eres de los que no tiene control o está usando los gamepad clásicos de PC, puedes cambiarte ya que el control es totalmente progresivo y se hace disfrutable luego de varias horas de juego y de que pruebes las distintas posibilidades de uso. El Steam Controller cuesta 49,99 USD, y lo puedes conseguir en tiendas virtuales, ya que directamente, en la plataforma Colombiana, no hay un apartado para adquirirlo.


There are no comments yet


    X